cigarrillo01 (1)

DEJAR DE FUMAR…¡SE PUEDE!

pbl2125b0dcad9

El tabaquismo es uno de los problemas de salud más frecuentes. El 36% de la población adulta española es fumadora (48% de los varones y 25% de las mujeres). Las enfermedades relacionadas con el tabaco son: la arterioesclerosis, cardiopatía isquémica, accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial, insuficiencia vascular, bronquitis crónica, cáncer de pulmón, de laringe, de vejiga…

Los efectos patológicos del tabaco

Nicotina

La nicotina pasa a la sangre por dos vías, según la acidez del humo. Con la pipa o los cigarros puros más alcalinos, se absorbe casi toda por la mucosa de la boca. Con los cigarrillos, más ácidos, se absorbe en los pulmones. Una vez en la sangre, la nicotina circula en un 70% ionizada, por lo que atraviesa las membranas y alcanza todos los territorios, incluso el cerebro. Su concentración máxima en la sangre (50ng/ml) se alcanza a los 10 minutos de fumar un cigarrillo y desciende a la mitad en 30 minutos (al cerebro llega en menos de 10 segundos tras la primera “calada”). Su producto de degradación, la cotinina, se elimina por la orina.

Las acciones de la nicotina son ubicuas. Su efecto estimulante general es la causa entre otros efectos, de la aceleración cardiaca, de la irritabilidad y el nerviosismo…Sólo relaja al que está excitado por la abstinencia previa, y únicamente durante un breve periodo de tiempo. Además, la nicotina posee un efecto mixto, puede ser estimulante o tranquilizante, y curiosamente cuando no debe: los fumadores presentan somnolencia de día e insomnio por la noche. La nicotina también es la causa de la dependencia.

Monóxido de carbono

Se produce en la punta del cigarrillo por la descomposición térmica y la combustión del tabaco. Curiosamente, su concentración es mayor en los cigarrillos con filtro. Penetra en los pulmones al inhalar el humo, atraviesa la membrana de los alvéolos pulmonares, pasa a la sangre y allí se une a la hemoglobina desplazando al oxígeno, que es lo que realmente debe transportar esta proteína a todo el organismo.

El compuesto resultante, la carboxihemoglobina, pierde su capacidad transportadora de oxígeno. Lógicamente cuanto mayor sea el porcentaje de hemoglobina ocupada por el monóxido de carbono (un fumador medio puede tener hasta un 15%), menos quedará para transportar el oxígeno. Este efecto, evidentemente, está en relación directa con la intensidad del consumo.

El efecto patológico principal del monóxido de carbono, por lo tanto, es la disminución de la oxigenación tisular (que se denomina hipoxia). Esta situación “desgasta” las arteria y los diversos órganos, que se encuentran en una situación crónica de “falta de gasolina”. Ello provoca cansancio, fatiga fácil, aturdimiento, disminución de la agilidad y de la concentración mental y otros efectos similares fácilmente deducibles.

Alquitranes

Se forman durante la combustión del tabaco (más en el “rubio”) y se inhalan con el humo. El principal efecto patogénico de los alquitranes y compuestos relacionados es la carcinogénesis (inducción de tumores)

¿Te estás planteando dejarlo?, ¿quieres tener más información?…

A continuación te dejamos algunas razones por las que tu vida será mejor sin tabaco:

  • Evitarás enfermedades cardiácas producidas por el tabaquismo
  • Te cansarás menos al hacer ejercicio
  • Terminarás con la tos, el catarro crónico y la bronquitis crónica
  • Tus posibilidades de padecer enfisema pulmonar disminuirán
  • Reducirás las posibilidades de padecer cáncer de pulmón, laringe, vejiga, boca y riñón.
  • Mejorarás o se reducirán las posibilidades de padecer úlcera gástrica o duodenal.
  • Disminuirás la sensación de falta de aire al hacer deporte
  • Disminuirán las cifras de tensión arterial y colesterol
  • Desaparecerá la tos matutina
  • Disminuirás el riesgo de que tus hijos padezcan enfermedades respiratorias
  • El aspecto de tu cabello mejorará
  • Mejorarás tu mal aliento
  • Tu dentadura volverá a brillar y tus encías dejarán de inflamarse
  • Mejorarás tu sentido del gusto y del olfato. Los alimentos tendrán mejor sabor y aroma.
  • Mejorarás tu estado de ánimo
  • El acné mejorará sensiblemente
  • Disminuirás el riesgo de padecer osteoporosis
  • Si estás embarazada, no producirás daños fetales: mayor riesgo de aborto espontáneo y bajo peso del niño al nacer
  • Desaparecerá el olor a tabaco de tu ropa y de tu casa
  • Darás ejemplo a tus hijos
  • Ahorrarás dinero

En tu farmacia cuentas con profesionales especialistas en deshabituación tabáquica que te ayudarán y te acompañarán en el proceso.

¡¡¡SI SE PUEDE!!! NO LO OLVIDES!

Fuente: Pfizer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *